Reflexología Podal, masaje en los pies

Definición
Introducción
Un poco de Historia
Indicaciones
Contraindicaciones

Definición

En la Real Academia Española de la Lengua encontramos la siguiente definición.

Reflexoterapia. (Del fr. réflexothérapie , de réflexe , reflejo, y –thérapie , -terapia).
1. f. Tratamiento de ciertas enfermedades por medio de masajes en determinados puntos de los pies o de las manos con el fin de estimular capacidades curativas del organismo

Y también esta otra:

Reflexología . ( Del fr. réflexologie , de réflexe , reflejo, y -logie , -logía).

1. f. Estudio de la técnica de los masajes aplicados en determinados puntos de los pies o de las manos con el fin de estimular las capacidades curativas del organismo.

Expongo las dos definiciones porque a menudo se confunden dichos términos, es decir, resumiendo mucho podríamos decir que la Reflexología estudia porque se emplea y se obtienen resultados con la Reflexoterapia. No obstante son muchas las personas que utilizan ambos términos indistintamente y practicamente se podría decir que está casi aceptado que se utilicen sin distinción cuando se habla de tratamiento mediante este masaje en los pies.

Introducción

El hecho de que la Reflexoterapia Podal sea una de las terapias más solicitadas en los centros especializados de masaje y Medicina Natural se debe a que los pies son una de las partes más sensibles y receptivas de nuestro cuerpo. El sistema nervioso es el órgano que rige y coordina todas las funciones de nuestro organismo, ya sean conscientes o inconscientes y es el responsable de las respuestas reflejas o directas ante cualquier estimulo.

Las plantas, el aire, las rocas, el agua, las personas y el resto de los animales formamos un TODO con el Universo. N uestro cuerpo también es en si mismo un TODO en el que todas las partes están interrelacionadas entre si , la información contenida en cualquiera de esas partes está a su vez contenida en ese TODO. Cualquier anomalía en cualquiera de ellas implica al resto del cuerpo.

El proverbio chino con la que se presenta esta sección nos recuerda lo conveniente que es prevenir para estar sanos y evitarnos un sinfín de malestares y enfermedades, en su inmensa mayoría evitables.

Los pies son una de las partes más sensibles del cuerpo. Quienes esteis leyendo esto sabreis lo mucho que puede amargarnos una piedrecita en el zapato por muy diminuta que sea. A pesar de que en algunas zonas de la planta del pie la piel es más gruesa, tenemos tal cantidad de terminaciones nervisosas que el más mínimo esitmulo será percibido al instante. No es gratuito que, en la corteza cerebral, la zona que corresponde a los pies sea mucho más amplia que otras que consideramos importantes como el tórax o el abdomen.

El dolor es una alarma corporal, un aviso de que algo no funciona bien. Cuando nos duele en algún punto del pie deberiamos preguntarnos que va mal en nuestro organismo , ya que normalmente este dolor se manifiesta incluso antes de que se manifieste ningún otro síntoma de que un órgano está afectado. Pero, no solo el dolor es una señal de que en nuestro cuerpo hay algún desequilibrio, tambien pueden serlo la temperatura (los pies fríos especialmente), grietas, color, humedad, lunares, verrugas, etc….

Con este masaje en los pies, proporcionamos una estimulación mediante la manipulación precisa sobre las terminaciones nerviosas de la piel en los puntos y zonas reflejas de los pies, es transmitida vía neuronal, y produce lógicamente una respuesta orgánica, muscular, estructural, química y energética.

Esta respuesta ayuda a nuestro cuerpo en su proceso natural de autocuración y normalización, obteniendo así el equilibrio energético, estructural, funcional y emocional imprescindibles para gozar de una óptima calidad de vida. La Reflexoterapia Podal nos brinda un amplio abaníco de posibilidades para conseguirlo.

Con la Reflexoterapia Podal conseguimos :

  • Reforzar las transmisiones nerviosas .
  • Potenciar la homeostasis , la autorregulación y autocuración de nuestro organismo fortaleciendo las defensas del organismo.
  • Favorecer la respiración y la nutrición celular.
  • Relajar profundamente , propiciando un absoluto estado de bienestar.
  • Mejorar la circulación sanguínea, linfática y energética , liberando sus bloqueos y haciendo circular la energía vital, regulando las funciones glandulares, orgánicas y hormonales.
  • Evitar estancamientos de toxinas y elementos de desecho en los tejidos , depurando y limpiando el cuerpo.
  • Disminuir y/o eliminar el dolor .

Subir

Un poco de Historia

 Home_hippocratesEl arte de las terapias manuales es antiguo. Yo tengo en gran estima a todos aquellos que lo descubrieron y a los que me sucedan y de generación en generación contribuyan con su trabajo al desarrollo del arte manual de curar.

Hipócrates (435 a. C. )

Sería imposible determinar cuando se comenzó a hacer del masaje una técnica terapéutica, pues sabemos que por instinto el ser humano, como cualquier otro animal, tiende a acariciar, frotar y proteger las zonas donde siente dolor. Cuando un niño cae al suelo y se lastima llora desconsolado hasta que los padres le toman en brazos. Entonces, si la cosa no es seria, es suficiente que estos pongan su mano sobre la parte doliente para que el niño se calme y olvide sus lloros en el momento.

A lo largo de la historia, encontramos numerosas pruebas de que ya hace miles de años nuestros ancestros hicieron del masaje una ciencia, algunas de ellas con más de 5.000 años de antigüedad. Se sabe que en China se conocían bien los meridianos energéticos, describiendo a la perfección su recorrido por los órganos internos y el resto del cuerpo, así como los puntos reflejos donde aplicar el masaje para sanar sus dolencias.

Con el tiempo fueron mejorando técnicas e incorporando herramientas para estimular mejor los puntos reflejos y energéticos, utilizando piedras, agua, cucharas de porcelana y agujas de oro o plata, perfeccionando así el uso de la Acupuntura y con ello el conocimiento de las ciencias que estudian la curación a través de las zonas reflejas, como la Reflexología Podal.

Los egipcios, por su lado, nos dejaron papiros donde aparecen especialistas dando masajes en pies y manos. Los indios americanos, tanto en el Norte como en el Sur, también conocían los beneficios que aporta un masaje en los puntos reflejos.

Posteriores investigaciones llevadas a cabo en la medicina europea a finales del siglo XIX, redescubrieron y corroboraron para el mundo occidental, que el dolor no se manifiesta solo en la zona afectada, si no que con frecuencia se producen reacciones en zonas vecinas o en sus puntos reflejos.

El médico inglés Henry Head publicó un trabajo donde relacionaba los puntos o zonas dolorosas de la superficie cutánea con dolencias de los órganos internos. Contemporaneo de este, J.N. Mackenzie, canadiense, desarrolló sus investigaciones relacionando músculos y órganos internos. Ambos investigadores comprobaron también que el dolor reflejo no se expande por la zona correspondiente con uniformidad, sino que se concentra en unos puntos de máximo dolor. Este hecho lo desarrolló aún más el médico homeópata alemán A. Weihe afirmando que «a consecuencia de enfermedades de los órganos internos aparecían en la superficie cutánea uns serie de puntos sensibles a la presión» .

Soulie de Morant confirmó la coincidencia de los puntos que Weihe había señalado y sus indicaciones con los descritos por los chinos en sus tratados de Acupuntura cuando en Francia nació el interés por esta ciencia.

A principios del siglo XX, un médico otorrinolaringologo estadounidese, el Dr. William Fitzgerald elaboró la «Teoría de la terapia zonal» basándose en los meridianos de la medicina china. Comprobó en sus intervenciones quirurgicas que ejerciendo presión en determinadas zonas se producía un efecto analgésico que mitigaba o eliminaba el dolor de otras.

El Dr. Fitzgerald dividió el cuerpo en diez zonas trazando lineas verticales imaginarias de la cabeza a los pies y de la zona medial a la lateral partiendo de la columna vertebral. Traslado esas misma división a los pies y comprobó que, ejerciendo esa presión en la zonas reflejas, inhibía el dolor en las áreas pertenecientes a las zonas con las se estas se orrespondían.

Home_image008Subir

Indicaciones

La Reflexoterapia Podal es un masaje extremadamente relajante, aquellos que lo han disfrutado en alguna ocasión pueden dar testimonio de ello, es por ello que es uno de los tratamientos más solicitados en los centros de Terapias y Masajes.

Pero este masaje en los pies, es mucho más que una técnica relajante, estamos hablando de un tratamiento, una terapia, y como tal la Reflexoterapia Podal es un medio altamente eficaz para la curación y mejora de las enfermedades, no solo físicas sino también emocionales.

Así pues es una terapia muy utilizada con un altísimo grado de éxito en el tratamiento de:

  • Alteraciones Psicosomáticas:Estrés, depresión, insomnio, nerviosismo, miedos, ansiedad, cefaléas, taquicardias, angustia,…
  • Sistema Músculo-Esquelético:Columna vertebral, articulaciones, tensión muscular, esguinces, traumatismos…
  • Sistema Digestivo:Hernia de hiato, estreñimiento y diarrea, hemorroides, aerofagia, colón irritable…
  • Problemas de los órganos de los sentidos:Vista, oído, olfato, gusto, tacto
  • Deficiencias de circulación sanguinea o linfáticas
  • Problemas Genitourinarios.
  • Deficiencias inmunológicas y procesos alérgicos.
  • Desarreglos Hormonales:Desajustes menstruales, menopausia, cambios de metabolismo…
  • Deficiencias Respiratorias:Bronquitis, asma, catarros…
  • Procesos pre o post Operatorios
  • Dolores en general

Subir

Contraindicaciones

Para no causar daños es importante tener en cuenta los siguientes casos en los que es mejor abstenerse de recibir reflexoterapia y en general cualquier otro masaje. No obstante, siempre, ante cualquier duda, lo más recomendable es consultarlo con el reflexoterapeuta, así como no ocultarle información sobre el estado de salud.

  • Flebitis, tromboflebitis, trombosis o embolias
  • Infarto agudo de miocardio reciente
  • Heridas, úlceras varicosas en pies o piernas
  • Gangrena
  • Infecciones agudas graves, fiebres altas
  • Embarazos problemáticos con amenaza de aborto
  • Infecciones en el pie (hongos, pie de atleta, papilomas…)
  • Postoperatorios de varices

Home_pieplay

[cp_popup display=»inline» style_id=»572″ step_id = «1»][/cp_popup]