Abraza tus miedos

¿Te OCUPASTE ayer de ese asunto que tenías entre manos? por si la respuesta es no continuo donde lo dejamos.TIGRE

¿Por qué tenemos tantos miedos? Bueno, desde luego no hay que fustigarse por tenerlos, eso también provoca estrés ¡sería más de lo mismo! entendamos que todo lo que hemos heredado de nuestros ancestros, de la memoria colectiva, de nuestros padres, familiares y amigos, todo lo que hemos absorbido de la televisión… todo lo que nos ha dado por pensar y hemos tomado como cierto, nos condiciona. Casi siempre conduce el inconsciente (en un 99%) gracias a experiencias pasadas y todas las distracciones con las que nos ametrallan como los telediarios, lo que ha dicho la sobrina de la folclórica, la comida basura, quien gana la Liga, el consumo, juguetitos que enganchan… pantallas varias para sacarnos de nuestro interior. Así somos más manipulables.

Si elegimos perder el tiempo fuera del Aquí-Ahora, si elegimos imaginar ¿por qué no imaginamos, ante ese problema que nos angustia, que la solución ya nos ha sido dada? ¿Por qué no confiar e imaginar que nos ocurren cosas maravillosas? De verdad que se puede. Si somos nosotros quienes “pensamos”. Somos quienes tenemos el poder de dirigir la “mente”. Ya se ha demostrado científicamente que el modo en que pensamos y nuestra actitud crea nuestra realidad. De modo que ante un miedo, cabe preguntarse, si es real, si es buscado, si está condicionado, si es aprendido, si lo estoy usando para autoboicotearme o escaquearme… Detectemos si es un tigre real o un dibujo animado de la mente egocéntrica haciendo de las suyas. Habrá que poner atención y elegir lo que pensamos. ¿O es que piensa otro por nosotros?

Ahora te hablo a ti. Si, solo, A TI, al que piensa, porque tu yo interior ya lo sabe y me dice que no le haces caso. Yo a veces tampoco le hago caso al mío, por eso lo sé. Y por eso se que todo esto es una cuestión de práctica, como todo, practicar la atención en el Aquí-Ahora, en todo momento. Tomar distancia. Volar en espiral sobre nuestra cabeza y observarnos. Te lo digo, y luego tú haces lo que quieras, tu tienes el poder y eres libre.

Si el tigre es un dibu, hazte consciente y ríete de las cosas que se te ocurren, no te des tanta importancia, no te hagas caso. Si es real, ¡OCUPATE!, de lo que te puedas ocupar ¡Aquí-Ahora! Los miedos desaparecen afrontándolos. No les des cancha, tampoco te resistas a sentirlos, acepta que están ahí y afróntalos, uno a uno. Si lo haces tu miedo pasa a ser la cerilla que enciende ese reguero de pólvora que tanto temes recorrer. Y ¿sabes donde te lleva ese reguerito? a un lugar llamado PAZ. Y si te equivocas y no era ese reguero, ¡no pasa nada! lo haces de otra manera, prendes otro ¡al menos ya sabes cuál no es! No hay otra forma de aprender. Respira, escucha a tu corazón, a tu intuición, no tienes que demostrar nada a nadie, porque entonces no lo haces por ti, no te compares. Infórmate, valora, discierne, pero ¡ACTUA! Gracias al error existe el éxito.

No temas equivocarte, afronta tus miedos. Si no quieres probar… es tu elección, repito, eres libre. Tu eliges el momento de prender el reguero, la mecha ya la tienes, es ese miedo, ya que lo tienes ¡UTILIZALO!. Estar delante del tigre, sobre todo cuando es imaginario, esperando bloqueados, no es divertido y se pierde energía, no la malgastes. Es como esperar a que te quiten la tirita, alguna vez hay que quitarla, para que la herida tome aire y se seque y luego se está tan bien sin ella… Elige el momento, a veces es YA! porque como una mujer sabia dijo “… si esperas por el momento preciso, nunca dejarás de esperar”.

Deja un comentario