¿De donde proceden tus límites? Los límites te los pones tu

Los límites no existen, son pura ilusión

¿Te has preguntado de donde nacen tus límites? En realidad los límites te los pones tu. Espero que este post te ayude a colocar tus límites en un lugar donde no interfieran con tu propósito. Es casi seguro que en algún momento de nuestra vida dejamos de hacer aquello que hubiesemos hecho si no tuviesemos miedo, si no estuviesemos condicionados por los demás o por nuestras experiencias o creencias. Si no nos creyeramos que tenemos límites.

Pero la única realidad es que millones de personas no hubieran ido de un lugar a otro, volando, surcando el aire en aviones, si en su momento alguien no hubiese mirado un ave y no hubiese soñado con ello ni creido con confianza plena que volar también estaba al alcance de los humanos. Jamás habríamos volado si esas personas no hubieran movido sus límites a un lugar donde no les entorpecieran. Si aquellos soñadores no hubieran trascendido las limitaciones y creencias de miles de años nadie habría despegado sus pies del suelo.

Salvar la barrera del miedo y atreverse, confiar en que todo es posible, confiar plenamente y lo más importante, no tener miedo a fallar, no tener miedo a los batacazos de la vida. Así podemos conseguirlo TODO. Así lo consiguieron las personas de éxito, venciendo sus límites. Ellos no son más que tu. Todos podemos hacerlo. Atrevernos, ignorar lo que otros puedan pensar de nosotros, probar, caer, levantarnos, analizar los errores y volver a empezar. Los errores no son fracasos, son señales de lo que no funciona.

Los límites no existen, son pura ilusión. Lo que más me gusta y emociona del video que puedes ver a continuación no es que este chico Aaron “Wheelz”, con espina bífida, pueda hacer lo que hace, otras personas como Nick Vujicic lo han hecho también y muchos otros antes que ellos. Lo que más me emociona es que lo intentaron, desecharon sus limitaciones mentales y lo hicieron.

¿Y tú? ¿Te atreves a darle una patada a tus limites, o te los vas a creer de por vida?

Deja un comentario